6 hilabeteko kongresu bat? / ¿Un congreso de 6 meses?

Home  /  Current Page

Bai, badakigu arraroa dirudiela… baina hori da asmatu dugun formula helburua lortu ahal izateko: zerbait mugatua izatea, emaitza zehatzak eta ondorio argiak izango dituena baina, era berean, ahal bezainbeste parte hartze ahalbidetuko duena.

Ekimenak egun edo aste bakan batzuetan bilduko bagenitu proposamen asko kanpoan geratuko lirateke epe edo agenda aferengatik.

Bestalde, helmuga finkorik gabeko bide bat hasteak benetako emaitzik gabeko prozesu batean murgilduko liguke, eta hori gehiegitan gertatu da dagoeneko.

Apirileko epemugak zentzuzko zeruertz batean kokatzen gaitu, emaitza zehatzak eta egutegi-malgutasuna konbinatzea ahalbidetuko ligukeena.

Baina gaurtik hasiko gara!

Erditze sufritu baina zoriontsu bat izango da, zeinetan amatxo Kulturak alaba berri bat izango duen, datozen urteetan elikatu eta zaindu beharko duguna energia eta bizitasunez betetako pertsona heldu bat bilakatu dadin.

Hori da gure kultura laudioarrari opa diogun etorkizuna, eta erronka horretara gonbidatzen zaituztegu.

 

Sí, sabemos que suena raro… pero es la fórmula que nos hemos inventado para intentar conseguir el objetivo: algo acotado, que tenga resultados concretos y conclusiones claras, pero que a la vez permita la mayor participación posible.

Concentrar las iniciativas en pocos días o semanas le daría más visibilidad, pero podría hacer que muchas propuestas se quedaran fuera por cuestiones de plazos o agendas.

Por el contrario, comenzar un camino sin meta previa -y ya son demasiadas veces- nos embarcaría en un largo proceso sin resultados reales.

La fecha límite de abril nos coloca en un horizonte razonable, que permite combinar resultados concretos con flexibilidad en el calendario.

¡Pero empezamos desde ya!

Será un feliz (aunque sufrido) parto, donde la amatxo Kultura dará a luz una pequeña, pero nueva criaturita, que deberemos alimentar y cuidar durante los próximos años si queremos que se convierta en una persona adulta, plena de energía y vitalidad.

Ese es el futuro que deseamos para la cultura laudioarra, y a ese reto os invitamos.